¿Sabes a Qué se le Denomina Trabajo Infantil y Porque Debemos Erradicarlo?

---

Podemos definir el trabajo infantil como aquel que despoja a los menores de edad de su niñez, su potencial, su dignidad, y su educación, y que resulta nocivo para su bienestar psicológico, físico y emocional. En numerosas ocasiones se ve, también, unido a explotación laboral.

El trabajo infantil priva a los menores de sus libertades y derechos básicos, como la educación, salud y tiempo de ocio, sigue siendo una forma de abuso común en todo el mundo. La inserción de niños y adolescentes en actividades económicas está estrechamente ligada a la pobreza, entre otros factores. Los más pequeños de la familia son una alternativa de ingreso.

Sin embargo, cuando impide su desarrollo humano, se convierte en una grave violación de los derechos de la niñez. Es por esto que, desde hace poco más de una década, es un tema en la agenda internacional en materia de derechos humanos. En el 2002 la OIT (Organización Internacional del Trabajo) instauró el 12 de junio como Día Mundial contra el Trabajo Infantil, dirigiendo, así, la atención al trabajo infantil riesgoso que debe extinguirse; aclarando que no todas las actividades realizadas por los niños entran en dicha categoría. Resalta que los infantes que ayudan en sus hogares y negocios familiares, o que realizan labores para contribuir con el ingreso familiar, fuera del horario escolar o en periodos vacacionales,  están, de hecho, recibiendo una formación que los dota de experiencia y aptitudes útiles para convertirse en individuos productivos de la sociedad, y así, contribuyen con su desarrollo humano.

Pero, es un hecho que la población infantil que se dedica exclusivamente al estudio es una valiosa inversión en capital humano para el país y para cada uno de sus estados. La educación es primordial para eliminar el trabajo infantil a largo plazo. La pérdida promedio de 2 años de escolaridad, a largo plazo se traduce en un 20% menos de salario durante su vida adulta.

El ideal que se persigue es erradicar toda forma de trabajo infantil. Aunque, los factores que lo propician son muy complejos. Lo primordial es proteger a la niñez de las peores formas de trabajo infantil que, además, son delitos de lesa humanidad, como lo es la ESC. En nuestro país la Ley Federal del Trabajo prohíbe a los menores de 14 años, y a aquellos entre 14 y 16 años que no hayan concluido su educación obligatoria, a realizar actividades laborales. Los mayores de 14 y menores de 16 necesitan autorización de sus padres para trabajar. Además de que todo menor que ejecute un trabajo, tiene el derecho de percibir un salario, y de tener las mismas condiciones laborales que los mayores de edad.

Se necesita de un esfuerzo conjunto para cumplir con las metas que deseemos y para hacer de México un país mejor. No fomentemos el trabajo infantil. Evita dar limosna a pequeños en la calle, porque pueden estar siendo forzados a estar ahí y mejor busca apoyo en las autoridades. Si visitas algún lugar de nuestro país, cerciórate de consumir y valorar los productos y artesanías locales para contribuir a mejorar el nivel de vida de la comunidad. Y si ves algún pequeño trabajando, cuando debería estar en la escuela, recuérdale, y al adulto que lo acompañe, que su arma más importante en la vida es educarse y prepararse, es un esfuerzo que multiplicará sus posibilidades de un mejor futuro. Juntos podemos mover a México.